Mantenimiento Preventivo

  • Mantenimiento Preventivo

Gran parte de los problemas que se presentan en los sistemas informáticos se pueden evitar o prevenir si llevamos a cabo un mantenimiento preventivo periódico de cada uno de sus componentes. Este consiste en la revisión periódica de ciertos aspectos, tanto de hardware como de software, los cuales influyen en el desempeño fiable del sistema, en la integridad de los datos almacenados y en el intercambio correcto de información, a la máxima velocidad posible, dentro de la configuración óptima del sistema.

Existen dos grandes enemigos  del PC: el calor y la humedad. El exceso de calor acelera el deterioro de los delicados circuitos del equipo. Las causas más comunes del recalentamiento son el polvo y la suciedad. Los conductos de ventilación y los ventiladores tupidos pueden bloquear la circulación del aire en el interior de la carcasa, y hasta la capa de polvo más delgada puede elevar la temperatura de los componentes de la máquina. Por eso es necesario mantener el sistema limpio por dentro y por fuera.

El objetivo principal del mantenimiento preventivo es evitar o mitigar las consecuencias de las fallas del equipo, logrando prevenir las incidencias antes de que ocurran, alargando la vida útil del computador y evitando posibles fallas en el futuro, y que básicamente consiste en la limpieza física interna y externa del equipo, revisiones del software e incluso cambios de piezas desgastadas.